15 de julio de 2015

Galletas saladas de calabaza (y otros sabores)


Uno de esos experimentos que salen bien casi por accidente. Intentando hacer una de mi masas para tartas saladas, un poco tuneada con compota de calabaza, me quedé sin harina, que suelo ir añadiendo hasta que la masa no se pega en las manos. Aunque terminé con el kilo de harina y le añadí la poca maizena que me quedaba, seguía pegajosa, así que la horneé en montoncitos, a 160ºC, hasta que se doró un poco.

El resultado ha sido más que satisfactorio. Por fuera son crujientes y por dentro más blanditas y jugosas. Sólas está ricas, pero si le ponemos algún elemento que les de sabor, tendremos más variedad.


En el caso de hoy, he utilizado unos polvos de sabores que me regalaron: Aroma de Chile, de jalapeño, de Cheddar y bacon chispi, pero con hierbas y especias, semillas,.. también nos dan juego para darle un toque diferente.


 

Para 24 galletas:
-3 yogures griegos
-4 cucharadas de compota de calabaza
(si no tenemos, puré de calabaza asada)
-2 cucharadas de Maizena
-3 medidas de yogurt, de aceite de girasol
-3 medidas de yogurt, de leche
-1/2 sobre de levadura en polvo Royal
-1 cucharada de sal
 opcional:
-hierbas y especias, semillas, saborizantes,...

 *Sólo hice la mitad de la masa, para hacer la prueba. El resto lo congelé*

 

Empezamos mezclando los yogures, la calabaza, el aceite y la leche. Salamos.

Incorporamos poco a poco la harina, deshaciendo los grumos con las manos, hasta poner todo el kilo. Agregamos la maizena y la levadura y seguimos amasando hasta que esté uniforme. Queda una pasta pegajosa. Dejamos reposar tapado 15 minutos.

Precalentamos el horno a 160ºC.

Ponemos montoncitos de masa con la ayuda de dos cucharas, un poco separados porque luego suben.

Le damos diferentes sabores poniendo en la superficie algún elemento, como los ya mencionados.
*Aunque la próxima vez, probaré a integrarlos en la masa*



Otras opciones son: orégano, queso en polvo, semillas de amapola, de sésamo, curry,... lo que nos apetezca.

Horneamos a 160ºC, durante 30 minutos, o hasta que esté un pelín doradas. Apagamos el horno y dejamos reposar dentro 10 minutos y fuera hasta que se enfríen.


2 comentarios:

  1. La miga se ve muy esponjosa y con estos sabores que has añadido debe ser un vicio, vamos que pruebas una y cuesta parar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. me parecen estupendas, por accidente serían pero desde luego ha sido un acierto!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario