29 de enero de 2015

Pincho de patata, paté de caballa en vinagre y cebolleta


Caballa en vinagre:
-filetes de caballa
-vinagre
-aceite de oliva
-ajo picado, perejil y sal


Limpiamos la caballa y la secamos. Sumergimos en vinagre hasta que cambie de color, unas 4-6 horas en la nevera. Sacamos y escurrimos. Bañamos con aceite, ajo fileteado, perejil y una pizca de sal.
Dejamos de un día para otro.

ZZZ

Pintxo:
-Patatas pequeñas
-Cebolleta en juliana, aceite de oliva, sal
-Caballa en vinagre 
-Opcional: cúrcuma y perejil

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas gorditas y les ponemos un hilo de aceite (de la caballa) y sal. Las metemos en el microondas a máxima potencia, 10 minutos, o hasta que estén tiernas.


Pochamos la cebolleta con sal y aceite, aproximádamente una hora, removiendo a menudo.


Aplastamos con un tenedor dos o tres filetes de caballa, con un poco de aceite de maceración.


Extendemos sobre las patatas.




Coronamos con la cebolleta pochada. Espolvoreamos con cúrcuma y perejil.
 

22 de enero de 2015

Alcachofas gratinadas con anchoa y alioli

Por fin ha llegado la temporada de alcachofas y es que no hay verdura que me guste más. En arroces, rehogadas, en forma de chips,...es la flor de invierno más sabrosa. Con ese sabor y esa forma tan peculiar, da mucho juego.


-1 kg. de alcachofas tiernas
-2 ó 3 cucharadas de alioli 
-3 ó 4 anchoas de lata
-aceite de oliva, sal



Limpiamos las alcachofas, dejándolas enteras. Las cocemos en agua salada unos 15 minutos.


Dejamos que se enfríen un poco y escurrimos. El caldo lo colamos para enriquecer una sopa o un arroz (se puede congelar).


Cortamos los tallos, los picamos e introducimos en las alcahofas, junto con un trocito de anchoa.


Coronamos con el alioli y gratinamos hasta que se dore.
 Quitamos las hojas exteriores.

Recomiendo comer con las manos...ñam, ñam,...

 

15 de enero de 2015

Quiche de patata horneada, verduritas y emmental

Los quiches admiten muchas combinaciones y suelen gustar a todo el mundo. Hoy aprovechamos unas patatas asadas en el horno y añadimos menestra. Una manera de introducir la verdura en la dieta de los niños ¡y no tan niños!


-Una masa quebrada del Lidl o casera
-un diente de ajo picado
-una cebolla picada
-un par de patatas asadas troceadas
-un puñado de menestra congelada
-pizca de pimentón dulce de la Vera
-chorrito de cerveza, cava o vino blanco
-chorrito de leche, nata o leche evaporada 
-2 huevos M
-queso emmental rallado
-sal y pimienta (la mía blanca)
-2 cucharadas de tomate frito
-aceite de oliva virgen

Hacemos un sofrito con el ajo y la cebolla. Agregamos las patatas y la menestra. Cocinamos a fuego medio removiendo de vez en cuando unos 10 minutos. Añadimos el pimentón, incorporamos el vino blanco, bajamos el fuego al mínimo y dejamos 10 minutos más. Dejamos enfriar.

Relleno: Mezclamos con la leche, los huevos,el queso, la sal y la pimienta, a esto, el sofrito anterior. Probamos y rectificamos.


Forramos un molde con la masa y la pinchamos con un tenedor..


Horneamos 15 minutos sin relleno. Sacamos del horno y rellenamos.



  

Metemos en el horno 20-25 minutos más y dejamos reposar. Primero en el horno y luego fuera. Así se asienta y queda sólido pero a la vez cremoso. También está rico al día siguiente a temperatura ambiente.



12 de enero de 2015

Asado de lomo ibérico relleno de camembert, york y avellanas, con salsa de pimienta blanca

Hacía años que no hacía un asado, pero son tan fáciles y agradecidos, que repetiré seguro.


Para unas 20 lonchas de un centímetro:
-un lomo de cerdo ibérico de 2.700 kg.
-un queso Camembert (250 g.)
-300 g. de jamón york
-1 huevo
-dos puñados de avellanas
-aceite de oliva, sal, hierbas provenzales...
-Malla de asados, cuerda o atadores de silicona. 

 SALSA DE PIMIENTA:
-un brick leche evaporada 525 g.
-tres cucharadas del relleno del lomo
-tres cucharadas del jugo que queda en la bandeja
-sal y pimienta (la mía blanca)

El lomo se abre en mariposa, es decir por la mitad y cada mitad en dos. Se lo podemos pedir al carnicero (como en mi caso).

 

Relleno: Trituramos el jamón york con el camembert y el huevo.

 
Extendemos sobre el lomo abierto.
Repartimos las avellanas.


Cerramos el lomo al revés de como lo abrieron: los dos laterales primero y luego en libro.
Atamos la carne. Para mí lo ideal es la malla, pero en esta ocasión no encontré y utilicé los atadores de silicona. Lo malo es que se sale un poco el relleno por los laterales, (que aproveché para hacer una salsa) pero queda  más rústico.

No recorto la grasa, es lo que le dará el punto crujiente.

 Le echamos un chorrito de aceite de oliva, sal y las hierbas que nos apetezcan, en mi caso provenzales.
 Lo metemos en el horno a 180ºC, durante 45 minutos, o hasta que, al pinchar con una brocheta o cuchillo fino, el jugo que salga sea transparente o con un punto blanquecino, eso indica que la carne está en su punto.
 Dejamos reposar con el horno entreabierto.


Quitamos los atadores.


Sacamos del horno y enfriamos por completo, si no se desmorona cuando lo cortamos, como en mi caso, jjj.


En las fotos solo tiene tres horas a temperatura ambiente, pero de un día para otro en la nevera, queda como un fiambre y se puede cortar más fino sin que se abra.

Es importante que lo cortemos con un cuchillo de lama ancha y haciendo zigzag. Este me lo regalaron y es ideal, tiene ese peso... que parece que corte solo.


Se puede congelar. Yo lo corto en lonchas de un centímetro y hago tuppers que descongelo de un día para otro en la nevera.

Aprovechando el relleno que se salió por los laterales y parte del jugo que quedó en la bandeja, hice una salsa añadiendo leche evaporada, sal y pimienta , se mete en el microondas 5 minutos para que reduzca un poco.




Bon profit!

8 de enero de 2015

Bacalao marinado con humo líquido


El humo líquido ha sido un reciente descubrimiento para mí. En esta ocasión me lo han regalado, pero he leído que se puede comprar en tiendas con productos latinoamericanos, en algunos supermercados y online.


Lo mezclé con aceite de girasol, porque es bastante concentrado y da mucho sabor. De esta manera el riesgo de excedernos es menor. Lo tengo como un aceite más y voy experimentando con diferentes platos.

De momento he probado con carnes a la parrilla, paellas y como hoy, en pescado marinado. El resultado no es, obviamente, como hacerlo a leña, o el sabor a ahumado que da la sal ahumada, pero se le acerca bastante y le da personalidad al plato, eso sí, hay que ser cauto.


-5 ó 6 lomos de bacalao fresco sin espinas
-2 tazas de azúcar
-3 tazas de sal gorda
-aceite de oliva
-unas gotas de humo líquido

Mezclamos la sal con el azúcar.

En un recipiente donde quepan holgadamente los lomos de bacalao, ponemos una capa de dos dedos con la mezcla de sal y azúcar.


Ponemos los lomos bien secos y cubrimos con más sal/azúcar. Podemos hacerlo todo en una  o varias capas.

 
Cubrimos con papel film, ponemos peso encima (unos bricks, botes,...) y cerramos. Introducimos en la nevera.


El tiempo de marinado dependerá del tamaño de los lomos. En mi caso los dejé 24 h. y quedaron un poco salados para mi gusto, tipo el que venden en salazón. La próxima vez probaré a dejarlo 12 h., ya que al ser lomos finos, se hacen más rápido.

Se enjuagan bien los lomos y se secan presionando con papel de cocina.


Quitamos la piel a los lomos. Con ella podemos hacer cortezas o chips de bacalao.

 Los desmenuzamos con las manos, volvemos a secar e introducimos en botes de cristal.


Cubrimos con aceite de oliva y unas gotas de humo líquido (en mi caso ya mezclado con aceite).


Agitamos los botes y dejamos reposar en la nevera, mínimo un día, para que se integren los sabores. Sacamos unos minutos antes de consumir, agitamos el bote y servimos sobre unas tostas, con unas patatas cocidas, en ensalada,...
Es una conserva, así que aguanta bastante tiempo en la nevera, aunque está tan rico que lo gastas enseguida.