23 de marzo de 2015

Tarta panna cotta de chocolate con galletas

 

Esta tarta es más rápida que la ya consagrada tarta de galletas y chocolate, porque nos ahorramos el paso de humedecer las galletas y hacer capa por capa. La hacemos en el micro en 20 minutos, mientras sacamos las galletas y el resto del trabajo se lo dejamos a la nevera unas 3 horas como mínimo, aunque es a los dos días cuando está en su mejor momento. Además podemos variar los sabores y  sustituir las galletas por algún bizcocho, ¡vamos! que es superversátil.

Panna Cotta en español es "nata cocida ", a la que se le añaden leche, gelificantes y azúcar o diversos ingredientes para darle el sabor que más nos apetezca. Me ha parecido tan fácil, que ya he hecho una segunda versión y estoy pensando en las próximas...
La de este vez fue así:

Para unas 10-12 raciones:

-400 ml de nata para montar (dos bricks pequeños)
-2 tazas medianas de leche
-5 hojas de gelatina neutra (use la de Hacendado, creo que pesan 1,6 g. cada una y me dejo una textura cremosa que le iba muy bien a las galletas) si lo queréis más sólido, pues más gelatina.
-1 tableta de chocolate para postres
-3 cucharadas de cacao en polvo "instantáneo" (se puede prescindir, pero le da más sabor a chocolate)
-1 paquete de galletas tostadas, María o las que os gusten
-1 cucharada de vainilla azucarada o azúcar





Ponemos a remojar las hojas de gelatina en agua fría, en 10 minutos están así. 

En un bol grande de cristal, ponemos la nata y la leche. Metemos en el micro hasta que esté caliente a máxima potencia (en el mío de 750 w, unos 7 minutos)

Agregamos el chocolate troceado y volvemos a meter al micro 5 minutos, removemos y otros 5 minutos. Aquí ya se ha disuelto casi por completo (para que queden trocitos sorpresa,...)

Probamos, si nos gusta tal cual, vamos al siguiente paso, como  era muy suave para mi gusto, le puse el chocolate en polvo y un minuto más al micro, ¡quedó ideal!


Agregamos la gelatina escurrida y removemos hasta que quede disuelta.

En este caso intenté hacer un forrado de galletas pero luego se movieron a su antojo y quedaron como vemos en la foto, se reblandecen por el calor de la mezcla y queda una tarta jugosa. También podemos trocear las galletas directamente sobre la mezcla, que es lo que he hecho en mi segundo "experimento" donde sustituí la tableta de chocolate por una de turrón de yema tostada y le pasé la batidora un poco. Como veis da mucho juego... La publicaré...


4 de marzo de 2015

Empanadillas árabes de guisantes con pollo


Hace unos días visité el Mercado Central de Valencia, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, donde perderse entre productos de calidad y que sólo visitarlo, ya es una gozada. Siempre cae alguna compra, sobre todo de productos que son difíciles encontrar en los supermercados y que invitan a investigar y jugar un poco en la cocina. En este caso ha sido el turno de las legumbres, hay un puesto en que se dedican a ellas en exclusiva y donde encontramos una gran variedad. 


Compré garrofón, judía pinta, guisantes, habas y soja, todos ellos en seco, lo que me permite tenerlos en la despensa a la espera de ser utilizados a mi antojo. Siempre hay que rehidratarlos en agua fría 24 h.


Unas empanadillas parecidas las probé en Dénia hace unos años y me gustaron tanto que las tenía en mi memoria. Navegando por internet, vi que también es parte de la cocina árabe, aunque varian los ingredientes que acompañan a los guisantes.

  

En el caso de la zona de Dénia, Altea,... les añaden cebolla y atún, lo que le aporta jugosidad extra y son las que probé y las que haré la próxima vez, os dejo el enlace Empanadillas de guisantes de Altea.

Como mis guisantes estaban cocinados con pollo, opté esta vez por seguir los pasos de las árabes, agregando el resto de ingredientes (aunque no llevan pollo), la receta original podéis verla aquí, eso sí, a mi rollo.

Para 8 miniempanadas o  16 empanadillas:

-Un paquete de 16 obleas grandes (las mías "La cocinera")
si la masa es casera, ni te cuento...
-2 platos de guisantes ya cocinados (los míos con pollo)
-pizca de comino
-pizca de mezcla de pimientas
-dos cucharadas de cebolla frita
(si no llevan los guisantes)
-cúrcuma
 -aceite de oliva
 -pimentón de la Vera

Relleno
A los guisantes ya cocinados con el pollo el ajo y la cebollita y pelín de vino blanco, le añadimos el comino, la cúrcuma y las pimientas. Rectificamos de sal. 


Apartamos unas tres cucharadas de guisantes y el resto lo trituramos un poco, para darle una textura más blandita. Mezclamos con los enteros.


En moldes para empanadillas o con un plato hondo del tamaño de las obleas, rellenamos nuestras empanadas o empanadillas.

 
Si decimos hacer empanadillas, doblamos y cerramos.

Enrollamos con los dedos, como podamos, ¡queda tan casero si no es perfecto!


Espolvoreamos con pimentón y echamos un hilo de aceite.


Introducimos en el horno a 200ºC durante 15 minutos o hasta que esté a punto de dorarse, apagamos el horno y aprovechamos el calor residual.

 

Dejamos reposar antes de devorarlas. Aunque al día siguiente están también ricas.



 

Esta receta la agrego a "Reciclando sabores", ¿a quién no le han sobrado unos guisantes? Todos los meses aprendemos mucho de esta iniciativa e intento participar siempre que puedo. Podemos disfrutar de ella pinchando en la imágen, que viene de las manos de mis blogueras y ya amigas Marisa de Thermofan y Ross de RossGastronómica.

RECICLANDO SABORES