13 de junio de 2017

Helado de piña y yogurt (muy fácil)


Una receta sencilla para hacer nuestros propios helados de fruta con pocos ingredientes y sin utilizar heladera. En el caso de hoy ha sido piña, pero podemos sustituirla por la fruta que nos apetezca e ir probando sabores. Lo hacemos con yogurt griego, que le aporta cremosidad y la miel también ayuda a que no cristalice. 
No pensaba que quedaría tan bien, pero con unos cuantos trucos, tenemos un helado cremoso y sin extraños condimentos.

Nos amplían información en Mi mundo philips y en La cocina de Frabisa.
-1 lata de piña en almíbar 340 g. peso neto (10 rodajas escurridas)
-4 cucharadas soperas de leche condensada 
-4 yogures griegos sin azúcar
-1 cucharada sopera de miel

*Opcional: un chorrito de licor (ron, limoncello,...) si no lo toman niños, esto ayudará a que no cristalice.*


Ponemos en un bol amplio todos los ingredientes y trituramos con la batidora.

Metemos en el congelador tapado y volvemos a batir cada hora, unas 5 veces, podemos hacerlo con un tenedor, con unas varillas o la batidora, cuanto más aire le entre más cremoso quedará.

Dejamos que se termine de congelar unas 10 horas.

Antes de consumir, lo sacamos con 15 ó 20 minutos de antelación (cuando lo sacamos es un bloque), en cuanto se templa, podemos manejarlo con una cuchara.



NUTRICIÓN: piña