13 de junio de 2018

Boquerones en vinagre

 
Esta receta es bastante fácil, lo más entretenido sería retirar las espinas de los boquerones o anchoas y  es algo que puedes pedir al pescadero, aunque yo lo hice en casa y para medio kilo, no tardé más de 15 minutos. Estas venían sin cabeza, sólo tuve que abrirlas con el pulgar y estirar de la espina hacia la cola. Salen superfáciles y si nos ponemos guantes, no se nos queda el olor a pescado y se hace más sencillo.


-medio kilo de boquerones frescos limpios
(estos, grandes nacionales)
-vinagre de manzana
-agua
-aceite de oliva virgen extra
-2 dientes de ajo
-sal
opcional: perejil fresco 

Lo primero que hacemos es congelarlos durante 5 días para matar posibles anisakis.
Después descongelamos lentamente en la nevera 24 horas.

Nos ponemos unos guantes y los lavamos varias veces en agua fría.
Abrimos el boquerón a lo largo retiramos la espina estirando hacia la cola, que también retiramos.
Partimos en dos a lo largo.


Volvemos a lavar y escurrimos.
Las ponemos en un tupper y cubrimos casi por completo con vinagre (2/3) y el resto con agua fría (1/3), preferiblemente mineral.


Metemos en la nevera lo justo hasta que se vuelvan blancas por completo. En la siguiente foto llevaban 3 horas y las dejé 1 hora más, hasta que desapareció el tono rosado. 
 

Preparamos otro tupper con el aceite de oliva, sal  y el ajo laminado. Escurrimos los boquerones y desechamos el vinagre. Secamos un poco es exceso de líquido y los metemos en el aceite al ajillo. Deben quedar cubiertos por completo. Dejamos en esta maceración un mínimo de 24 h.
 

 Duran una semana en la nevera, aunque en casa esto es lo que quedaba a los dos días.

 

Ideales para unos pinchitos.
El aceite de la maceración es una deliciosa vinagreta para ensaladas y pescados.
 

4 comentarios:

  1. Un clásico del verano en mi casa....los tuyos estupendos
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  2. Qué ricos! además están viniendo muy gordos y carnosos. Los hago exactamente igual que tú y quedan super ricos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Qué ricos están, no me suelen faltar en casa y en cuanto los encuentro bien buenos y frescos , no dudo en cmprarlos. Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Me gustan mucho y los tengo en el blog. Ver los tuyos y me apetece comerlos.
    En el móvil no se ven fotos.
    Besos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario