13 de septiembre de 2019

Conserva de carne de pimiento del cristal (choricero)

El Pimiento del Cristal es una variedad típica de Navarra y La Rioja, cuya calidad es la más reconocida debido a su suavidad en boca, dulzor e inapreciable acidez. Muy jugosos. Fuente: mirevista.es

Compré estos pimientos en mi viaje a La Rioja, junto con legumbres, tomates secos,... No los había visto nunca con el nombre "pimiento del cristal" pero investigando por la red vi que se utilizaban como los pimientos choriceros, llamado así porque se usaban para hacer chorizos. Hay que hidratarlos bien para extraer toda su carne, así que pensé en hacerlos todos a la vez y conservarlos con aceite de oliva en la nevera. Con una cucharadita es suficiente para añadir a guisos y darle un plus de sabor. Como estamos en temporada de guisos lo gastaré rápidamente, así que lo tengo a mano en la nevera.


Lo primero que haremos será ponerlos en agua en un bol durante 24 h. Como flotan, puse un plato encima y luego algo de peso.




Pasado ese tiempo estarán blanditos e hidratados.



Retiramos pedúnculo y semillas y abrimos sobre una tabla. Con una cuchara vamos rascando su carne y la ponemos en el vaso de la batidora con aceite de oliva. Trituramos y ya tenemos nuestra carne de pimiento choricero lista para usar.




 

12 de septiembre de 2019

Guiso de calabaza con longanizas de pollo


Seguimos en modo guisos y es que ya había ganas de platos de cuchara tras un verano ensaladísimo. El de hoy con calabaza, deja un caldo trabado y con un punto de dulzor que combina muy bien en platos salados. Además al no llevar patata, lo podemos congelar y tener la comida de cualquier otro día.

-8 longanizas de pollo
-1 diente de ajo
-media calabaza de cacahuete
-2 cebollas
-medio puerro
-sal
-aceite de oliva virgen extra
-una lata de tomate triturado
-un vasito de vino blanco
-2 vasos de caldo de carne
-2 hojas de laurel
-una cucharadita de pimentón agridulce de la Vera
-una cucharadita de hierbas provenzales

En una cazuela ponemos un poco de aceite y sofreímos las longanizas cortadas en trocitos con unas tijeras. Agregamos el ajo picado y seguidamente el puerro y la cebolla, también picados y sofreímos a fuego fuerte 10 minutos removiendo de vez en cuando. Echamos el vino y dejamos que evapore el alcohol 5 minutos.

Cortamos la calabaza en cuadraditos e incorporamos a la cazuela. Añadimos el pimentón y el tomate y dejamos que reduzca a la mitad.

Añadimos el caldo, el laurel y las hierbas provenzales y cocinamos tapado a fuego lento 20 minutos. Destapamos la cazuela y cocinamos 10 minutos más. Rectificamos de sal.


10 de septiembre de 2019

Guiso de falda de cordero con calabacín y tomate


El verano nos abandona poco a poco y se acercan días lluviosos por la península. Los platos de cuchara van apeteciendo y para estrenar temporada, un guisado de cordero con verduras. Lo hice con poca carne que da mucho sabor, con 168 g. salieron 3 raciones. Además hay que poner poco aceite ya que la carne suelta su propia grasa.

Para 3 platos:
-un trozo de falda de cordero de 168 g.
-un calabacín
-medio puerro limpio
-un bote de tomate troceado de 400 g.
-1 cebolla grande
-2 cucharadas de aceite
-una cucharada de almendra picada
-2 hojas de laurel
-unas ramas de perejil
-una rama de tomillo seco
- 1 pastilla de caldo de carne knorr
-sal


Lavamos la rama de perejil, la secamos y la ponemos a freir en el aceite en la olla exprés.



Mientras troceamos la falda de cordero en trocitos pequeños.



Añadimos a la cazuela y doramos con una pizca de sal.



Retiramos el perejil, picamos la cebolla y añadimos. Cortamos el puerro en rodajas e incorporamos.



Mientras se sofríe, picamos el calabacín y añadimos, junto con el tomate troceado, la almendra picada, la pastilla de carne y dos o tres vasos de agua (tiene que quedar todo cubierto).



Añadimos el laurel y el tomillo y una pizca de sal. Cerramos la olla y llevamos a ebullición. Cuando hierva, bajamos el fuego y mantenemos 45 minutos a fuego lento.



Esperamos a que deje de sonar la olla y haya salido todo el vapor. Abrimos la olla y retiramos el laurel y el tomillo. Se puede congelar.


4 de septiembre de 2019

Gratén de acelgas con bacalao


Una receta muy fácil y rápida de preparar. Podemos hacerla en moldes individuales aptos para horno, congelarlas y hornear directamente unos 40 minutos.

-1 bote de acelgas cocidas
-2 filetes de bacalao sin piel ni espinas congelado
-una taza de bechamel
-queso rallado para gratinar




Escurrimos las acelgas y ponemos en la base de una fuente de horno.



Cortamos el bacalao descongelado en trocitos y ponemos sobre las acelgas.



Cubrimos con la bechamel y el queso.



Horneamos 20 minutos o hasta que esté dorado.





1 de septiembre de 2019

Pizza Estrella de hojaldre


Esta receta podemos hacerla con otras masas: de pizza, de empanada,... yo utilicé un hojaldre que bailaba en el congelador y había que gastarlo. Además las pizzas son muy recurrentes para utilizar esos pequeños restos de comida empezados. En mi caso medio brick de tomate frito, un poco de queso, la última latita de atún de la despensa,... podemos rellenarla con lo que queramos.

Con esta receta participo en la iniciativa de Thermofan 1 +/- 100, desperdicio 0, 
donde todo el que quiera participar puede aportar recetas de aprovechamiento.
http://thermofan.blogspot.com/2018/05/1-100-desperdicio-0.html



-una masa de hojaldre redonda
-medio brick de tomate frito
-media cebolla en juliana fina
-una lata de atún escurrida
-una latita de aceitunas negras
-4 lonchas de queso gouda
-pizca de orégano seco

Si la queremos más doradita, un huevo batido para pintar las puntas.


Desenrollamos el hojaldre que debe estar bien frío para manipularlo con facilidad.
Hacemos ocho cortes en el contorno, como en la foto.


Ponemos el tomate sin cubrir los cortes.


Rellenamos con el resto de ingredientes: la cebolla, el atún, las aceitunas, el queso y el orégano.


Cerramos las puntas formando una estrella.


Metemos en el horno precalentado siguiendo las instrucciones del fabricante. Este a 200ºC durante 30 minutos.


Bon profit!

31 de agosto de 2019

Arroz al horno con caldo


La receta de hoy es un arroz al horno como lo hace mi suegra. En lugar de sofreír las costillas, las cuece en un caldo que luego utilizamos para hacer el arroz. Además le añade "cansalà", que en castellano es tocino de cerdo. La encontramos fresca o salada, en este caso se usa la fresca blanca si vetas. Yo la encontré en Consum:



Con estas cantidades salen 3 ó 4 raciones como en la foto:

-300 g. de costillas de cerdo en trozos pequeños
-un trozo de tocino blanco fresco (190 g.)
-2 morcillas de carne o cebolla (yo puse una de cada)
-medio bote de garbanzos cocidos
-una cabeza de ajos
-4 ó 5 tomates rallados
-1 tomate partido por la mitad
-5 cucharadas de aceite de oliva
-1 l. de caldo de pollo o carne (puede ser de pastilla)
-3 cacillos de arroz
- pizca de colorante de paella
-una cucharadita de pimentón dulce



Ponemos el caldo en un cazo y ponemos a hervir con las costillas. Bajamos el fuego y cocemos media hora, desespumando lo que va saliendo a la superficie.



En una sartén sofreímos el tomate rallado hasta que esté reducido. Añadimos el arroz, el colorante y el pimentón. Removemos bien y freímos unos 5 minutos todo junto.



Ponemos en la cazuela de horno junto a los garbanzos.



Añadimos 6 cacillos de caldo (el doble siempre que de arroz) junto con sus costillas. Disponemos el tocino partido por la mitad, las morcillas enteras, las dos mitades de tomate y la cabeza de ajos cortada por su contorno. Removemos un poco el arroz para que se mezcle con el caldo.



Metemos en el horno precalentado hasta que se quede sin caldo. 
En el eléctrico tardamos 30 minutos, en este de gas costó una hora.


Bon profit!




23 de agosto de 2019

Pastel de patata con bacalao y gambas


Hoy traigo una receta que vi en el blog El rincón de Afi. Se trata de un pastel de bacalao que hacemos con dos capas de puré de patatas y una de sofrito entre ellas. Quedó delicioso y digno de repetir. En mi caso no lleva tomate en esta ocasión, pero también le iria bien. Tampoco lleva queso, que no suele gustarme añadir a los platos de pescado y marisco. 
Cocemos las patatas en el micro, mientras hacemos el sofrito, así sacamos partido al pequeño electrodoméstico más allá de calentar la leche por las mañanas.

Con esta receta participo en un proyecto que Elisa "Que no te falte un perejil" y Marisa "Thermofan" han puesto en  marcha  para compartir y recopilar recetas hechas en el microondas. Podemos participar aportando nuestras recetas hechas en el micro, que nos vienen genial. 
Imagen


2 raciones:

-1 patata grande
-2 filetes de bacalao congelado sin piel ni espinas
-100 g. de gambas peladas
-1 diente de ajo
-1 puerro o cebolla
-aceite de oliva
-sal
-1 huevo

Comenzamos cortando la patata como para tortilla. Ponemos en un bol apto para micro, cubrimos de agua con una pizca de sal y cocemos 15 minutos a máx. potencia o hasta que estén cocidas. Escurrimos, machacamos con un tenedor y ponemos la mitad en la base del molde.



Mientras, hacemos el sofrito: Rehogamos el ajo junto al puerro o la cebolla picados durante 10 ó 15 minutos, removiendo hasta que quede blandito.
Añadimos el bacalao troceado en tiras y en cuanto cambie de color añadimos las gambas. Cocinamos 2 minutos y apagamos el fuego.

Ponemos el sofrito sobre la base de patata.



Cubrimos con otra capa de patata.



Y sobre esta ponemos el huevo batido.



Introducimos en el horno precalentado a 220ºC durante 15 minutos o hasta que esté dorado.