9 de abril de 2014

Albóndigas de secreto y pan, con salsa de tomate y plátano

Una buena forma de reciclar el pan duro, es hacer albóndigas, como nos muestran en el blog "Y a la luna se le ve el ombligo", con su receta, "Albóndigas de pollo con pan de ayer". Si además tenemos unos plátanos muy maduros, podemos elaborar una salsa de tomate con un toque dulce que le va muy bien.



Para 6-8 raciones (se pueden congelar):
-400 g. de pan duro
-1,5 kg. de secreto de cerdo
-2 vasos de leche
-2 huevos
-pan rallado
-400 ml. de tomate triturado
-6 plátanos muy maduros
-1 vaso de vino blanco o cerveza
-sal y aceite de oliva
-ajo en polvo, mezcla de pimientas molidas, cúrcuma
-albahaca o perejil
(podemos varias las hierbas y especias a nuestro gusto)



Cortamos en trozos de cuatro dedos el pan duro, para que penetre la leche con facilidad. Calentamos la leche y la vertemos sobre el pan, dejamos que se empape y se ablande.

Mientras, trituramos la carne semicongelada (facilita el proceso) en el robot.

Mezclamos la carne picada, el pan con leche, los huevos batidos, el ajo en polvo, la pimienta, la cúrcuma y la sal. Formamos una masa manejable, añadiendo pan rallado si fuera necesario restarle humedad. 

Hacemos albóndigas de tamaño similar y las freímos por tandas en una cazuela amplia, a fuego fuerte,para sellarlas. Las vamos sacando y reservamos.

Cuando terminemos con todas, en esa misma cazuela, añadimos el tomate y los plátanos. Aplastamos los plátanos  y agregamos el vino blanco o la cerveza, dejamos que reduzca 10 minutos.

Incorporamos las albóndigas y añadimos agua o caldo sin llegar a cubrirlas totalmente. Tapamos y cocinamos 20 minutos. Transcurrido ese tiempo, destapamos y cocinamos 20 minutos más.




8 comentarios:

  1. Poner un plato de albóndigas en la mesa es garantía de que todos van a comer a gusto.
    Me intriga el sabor de la salsa con el plátano, pero a mi estos contrastes me gustan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ana! Me sorprendió gratamente lo mucho que gustaron, el secreto de cerdo está de lujo y va genial para muchos platos. El plátano, casi ni se nota, mezclado con el tomate contrarresta la acidez y además al cerdo, ya sabes lo bien que le van las frutas dulces. Me alegra que te gusten ¡Un besito!

      Eliminar
  2. Bueno, bueno, me acabo de quedar impresionada con tu receta. Albóndigas con plátano? Madre mía, esto debe estar tremendo! A mi que me encanta el dulce con el salado. Una delicia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Maribel! Me alegra que te gusten, pensaba que era uno de mis destrozos culinarios, jjjjj, pero ¡va! y sale bien. Los adictos a contrastes como nosotras, lo degustamos con mucho gusto, jjjj ¡Besos reina!

      Eliminar
  3. Es verdad que las albóndigas son ideales para aprovechar el pan duro.
    Yo también le doy, muchas veces ese uso.
    Lo que me ha sorprendido ha sido eso de poner plátano maduro con el tomate.
    No se me hubiera ocurrido nunca y tus fotos dicen bien a las claras que tiene que ser una salsa exquisita.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Wivith! Las albóndigas quedan muy jugositas así, nunca había hecho y me gustaron. El plátano le va genial al cerdo y al tomate "se entienden", jjj a mí se me ocurrió pensando en el arroz a la cubana, que va con tomate y plátano y al final lo mezclamos todo. Como la fruta tal cual, me cuesta comerla, voy metiéndola en los platos, jjj, que me gusta más.

      ¡Besicos guapa y buen fin de semana!

      Eliminar
  4. Me lanzaba directa a estas albóndigas con la salsita, que tiene una pinta... Madre mía!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Jjjj ¡gracias Mon! En casa se han tirado en plancha, jjj ¡Besitos guapa!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario