11 de mayo de 2015

Calamares rellenos de ensaladilla con salsa de tomate tintada

Los calamares se suelen rellenar con carne, de hecho es una receta emblemática de la cocina española, pero no me gusta mezclar carne con pescado, así que pensando en recetas para el día de la madre, terminé por probar con ensaladilla, que es blandita, suave y ligera, lo que permite darle un plus más personal, con una salsa de tomate bien reducida y enriquecida con la tinta.

Para 6-8 personas:

-8 calamares medianos limpios congelados o frescos.
-2 kg. de ensaladilla congelada
-aceite de oliva
-sal y pimienta blanca
-dos dientes de ajo picado
-2 huevos M
-800 g. de tomate triturado y 300 ml. de tomate frito
-2 cebollas picadas
-2 latas de calamares en su tinta o una bolsita de tinta de calamar
-palillos redondos


CALAMARES:
Lavamos los calamares bajo el grifo de agua y secamos bien con papel absorvente. Les cortamos un poco la abertura con unas tijeras, para que sea más fácil rellenarlos.

En una cazuela sofreímos un diente de ajo y la ensaladilla durante 20 minutos con la cazuela tapada y removiendo de vez en cuando. Salpimentamos y cuando esté bien tierna, dejamos que se enfríe. Añadimos los huevos batidos y mezclamos formando una masa.

Rellenamos los calamares con esta mezcla, dejando un par de dedos para cerrarlos con los palillos.

Los hacemos a la plancha 5 minutos por cada lado y dejamos enfriar, primero fuera y después en la nevera para que el relleno solidifique y podamos cortarlos fácilmente. Una vez fríos, les quitamos los palillos y se cortan en rodajas de dos dedos.



SALSA:
En otra cazuela rehogamos el otro diente de ajo y la cebolla a fuego muy lento, unos 40 minutos, hasta que quede como una mermelada. Agregamos el tomate triturado + el  frito, salpimentamos y cocinamos 30 minutos más a fuego medio y removiendo de vez en cuando. Incorporamos las latas de calamares o la tinta y dejamos cocer 20 minutos más. Trituramos un poco para que quede una salsa rústica.

HORNEADO:
Repartimos la salsa en una fuente de horno y sobre esta ponemos los calamares. Horneamos 20 minutos y emplatamos.

Si nos sobra, como fue mi caso, se pone todo junto en una cazuela, con medio vasito de vino blanco y se deja cocer despacio 20 minutos. El relleno se mezcla con el sofrito y queda un guiso jugoso.



2 comentarios:

  1. Bon dia guapa. Yo tampoco soy de carnes ni de mezclar sabores, pero reconozco que hace años en Girona probé las albóndigas con sepia y me gustaron mucho.
    Tus calamares son originales y como me gustan mucho tanto como la ensaladilla, estoy segura que con la salsa triunfaste.
    Besets

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bon dia Marisa! Ya sabes, las manías no las quitan los médicos y esta es una de tantas que tengo, jjj,
      Así quedaron blanditos y ya sabes que me gusta meterle verduritas a mis platos, jjj Graçies bonica! BesoTS!!

      Eliminar

Deja tu comentario